top of page
  • Foto del escritorCésar L. Barrio-Amorós CRWild

¿Qué es Herping?

Actualizado: 31 may 2023

"Explorando la diversidad herpetológica: descubriendo especies de anfibios y reptiles de Costa Rica"


Costa Rica es uno de los países más biodiversos del planeta, eso lo sabemos todos. Pero no en números totales, porque si es así no llegaría ni al top 10. Sus números actuales muestran una diversidad de 220 especies de anfibios y 254 de reptiles (474 en total). Eso queda lejos de los 1678 de Brasil, 1173 de Colombia, y números de Ecuador, Indonesia, México, Perú, Venezuela e incluso Panamá. Pero si tenemos en cuenta su reducida superficie de tan sólo 51,100 km2, entonces destaca como el país más biodiverso según su superficie. No es lo mismo poseer 1600 especies en 8 millones de km2, que 474 en 50.000.


También es conocida por su abrumadora biomasa, es decir, la cantidad de individuos de una misma especie. Eso es notable especialmente en animales pequeños como invertebrados, anfibios y reptiles.

En resumen, se puede decir que en Costa Rica se pueden ver más especies y en mayor abundancia que en otros países similares.


Herping Monteverde
Herping en el bosque nuboso

¿Qué es el “herping” ?


"Herping" es el término utilizado para buscar y observar reptiles y anfibios en su hábitat natural. A menudo se refiere a salir al campo o a la naturaleza para buscar estos animales, y también puede incluir la captura y el estudio de ellos. Si tuviéramos que acuñar un verbo en español para esta actividad, sería “herpetear”.


Buscando la Víbora Matabueyes (Lachesis stenophrys), en Costa Rica.
Herping Costa Rica caribbean lowlands

¿Cómo se practica el “herping”?


Hay varios pasos para “herpetear”:

- Investiga el área donde planeas hacer herping. Averigua qué especies de reptiles y anfibios viven allí y en qué época del año son más activos.

-Prepárate adecuadamente: Asegúrate de tener ropa y calzado adecuado para caminar por el campo dependiendo del clima y horario. También necesitarás cámaras y un gancho herpetológico o una red para especies acuáticas (si planeas capturar animales para estudiarlos). Utiliza una linterna para buscar reptiles y anfibios en la oscuridad.

-Sal a la naturaleza: Sal al campo durante las horas de actividad de los reptiles y anfibios. Busca en lugares como charcos, arbustos y rocas donde estos animales pueden estar escondidos. Depende de la ubicación geográfica, hay especies terrestres (incluso fosoriales), arbóreas, semiacuáticas y acuáticas o marinas.

-Utiliza técnicas de rastreo: Algunos animales (iguanas, cocodrilos, tortugas) dejan ciertas marcas por donde pasan. Se pueden reconocer para encontrar reptiles y anfibios escondidos. Busca huellas, excrementos y otros rastros dejados por los animales.


-Sé paciente: El herping puede ser una actividad de búsqueda, y es importante tener paciencia. Los reptiles y anfibios pueden ser difíciles de encontrar, y puede tomar varios intentos antes de tener éxito.

-Observa y estudia: Observa cuidadosamente los animales que encuentres. Toma fotos o videos si puedes, y anota cualquier información relevante como la especie, el tamaño, la ubicación y el comportamiento. Si no es necesario (por ejemplo al estudiarlos o rescatarlos) no captures animales; cada captura es un estrés innecesario para el animal.

-Respeta a los animales: Recuerda que estos animales son seres vivos y deben ser tratados con respeto. No los molestes ni los lastimes, y devuelve a los animales a su hábitat natural después de estudiarlos. A los anfibios no hay que tocarlos nunca con las manos desnudas. Si es necesario hacerlo, usa siempre guantes (preferentemente de nitrilo biodegradable).

Es importante mencionar que algunas especies de reptiles y anfibios están protegidas por leyes y regulaciones, es necesario familiarizarse con las normativas locales y obtener permisos necesarios antes de iniciar cualquier actividad de Herping.


Herping al Corytophanes cristatus, también conocida como la iguana con casco
Herping en el Pacifico Sur.

Introducción a CR y su herpetofauna


Costa Rica, a pesar de ser tan pequeña, posee cuatro bioregiones básicas, que son:


Vertiente Caribe. El área de mayor superficie en el país, corresponde al lado oriental al este de la Cordillera de Talamanca y de la Cordillera Volcánica central. Consta de bosques nublados y selva pluvial entre la frontera de Panamá al sureste y de Nicaragua al noreste. Es sin duda el área más biodiversa del país, con aproximadamente un 65% de las especies de reptiles y anfibios.


Desde el norte (Barra del Colorado, Tortuguero), Sarapiquí y alrededores, hacia la vertiente caribe central, como Siquirres, Guapiles, Matina, Liverpool, etc… hasta el Caribe Sur (Bananito, Pandora, Hitoy Cerere, Puerto Viejo, Manzanillo), hasta 290 especies de anfibios y reptiles encuentran su hábitat. Algunos son tan espectaculares que la mejor oportunidad para verlos siempre será con guías especializados que conocen su biología y pueden conducirlos a esta maravillosa experiencia.

Algunas de las especies más reconocidas y deseadas son la rana tigre Cruziohyla sylviae, la rana voladora Agalychnis spurrelli, la rana lemur Agalychnis lemur, entre las más raras y espectaculares. Otras más comunes, también impresionantes, incluyen a la rana de ojos rojos Agalychnis callidryas, con sus poblaciones de mayor tamaño y bellos colores; ranitas de cristal tan hermosas como Sachatamia ilex e Hyalinobatrachium valerioi, chirripoi and talamancae, y ranas venenosas como tres morfos de Oophaga pumilio (Blue jeans, black jeans y bribri), Phyllobates lugubris y Dendrobates auratus.


Entre los reptiles, también será fácil observar algunas especies clásicas de Costa Rica como el basilisco esmeralda Basiliscus plumifrons, la iguana verde Iguana iguana, el caimán de anteojos Caiman fuscus y el cocodrilo americano Crocodylus acutus. Muchos otros saurios de pequeño tamaño llenan el bosque pluvial, como anolis, geckos y microteidos.

Sin lugar a dudas, una de las joyas mejor conocidas de Costa Rica es la oropel, la fase amarilla de la bocaracá o víbora de pestañas (Bothriechis schlegelii). Aunque por toda su distribución existen un montón de diferentes variantes, es precisamente en el Caribe tico donde se observa la mayor variedad, algunas tan maravillosas como la propia oropel, pero también fases tan atractivas como la rosada, blanca o verde con naranja. Otras víboras que podemos ver fácilmente son la terciopelo Bothrops asper, de hecho la más abundante y peligrosa de Centro América; y la víbora nariguda o tamagá (Porthidium nasutum). Aunque usualmente el premio mayor, la víbora definitiva, es la matabuey Lachesis stenophrys.




El Pacífico La Línea costera del Océano Pacífico es larga y contiene dos biotopos mayores, el Noroeste (bosque seco tropical) que básicamente comienza al norte del río Tárcoles y engloba mayormente las provincias de Alajuela y Guanacaste, y al sur de este Río, donde se convierte en selva pluvial al oeste de la Cordillera de Talamanca, particularmente en la provincia de Puntarenas.


Norte. Las costas de la zona noroeste son bien conocidas como destino vacacional, ya que son consideradas algunas de las mejores del país. El Interior de la península de Nicoya es rural y posee bosque seco en un sustrato kárstico con cuevas. Hay planicies y cerros con vegetación xerófila, protegidos por Parques Nacionales como Palo Verde, Santa Rosa y Guanacaste. La temporada seca es algo más duradera que la de lluvias, que se restringe de junio a noviembre. También existen unas serranías y una una serie de volcanes (Tilarán que comprende las selvas nubladas de Monteverde; volcán Rincón de la Vieja, Cacao y Tenorio, todos interesantes y dignos de exploración).

Herping: Buscando la Cascabel Neotropical.
Herping Pacifico Norte

Sur. Al sur del río Tárcoles y hasta la frontera con Panamá, siempre al oeste de la Cordillera de Talamanca, existen selvas bajas pluviales (Osa, Costa Ballena, Golfito, Quepos, Parrita) que paulatinamente ascienden hasta selvas nubladas poco exploradas. Esta zona había sido poco visitada hasta hace unos 15 años, cuando la carretera costanera ha facilitado la penetración y desarrollo turístico de muchos pueblos, especialmente costeros (Jacó, Quepos, Dominical, Uvita, Sierpe, Drake, Puerto Jimenez), y a la vez se ha hecho más accesible para cualquier naturalista que desee explorar sus magníficas selvas y diversidad poco conocida.

En el Pacífico norte (zona de bosque seco tropical), especialmente visitándolo al inicio de la estación de lluvias, se pueden observar muchas especies que permanecen escondidas el resto del año; ellas aprovechan las primeras lluvias para agregarse y reproducirse, mostrando su comportamiento y sus mejores colores. Un ejemplo es el del sapo borracho (Rhinophrynus dorsalis), uno de los anuros más peculiares del mundo, y endemismo centroamericano; también los sapos dorados Incilius luetkenii, las ranas oveja (Hypopachus variolosus), las escandalosas ranas arbóreas Smilisca baudinii, y miles de pequeñas ranitas como Dendropsophus microcephalus y Scinax staufferi.


Muchas serpientes se activan también con tan abundante comida, como la pitón excavadora Loxocemus bicolor, las culebras arbóreas Imantodes gemnistratus, Oxybelis fulgidus y Sibon anthracops, o grandes colúbridos y boas como Trimorphodon quadruplex, Senticolis triaspis, Scolecophis atrocinctus, Drymarchon corais, Coluber mentovarius, Boa imperator o la coral Micrurus nigrocinctus. Con más suerte se puede observar una cascabel tropical (Crotalus simus), y con muchísima suerte, la caracolera Tropidodipsas sartorii, solo conocida de muy pocos registros en Costa Rica; y la magnífica y hermosa castellana o mocasín tropical Akgistrodon howardgloydi.


El Pacífico sur cambia radicalmente de paisaje y se asemaja más a la selva pluvial del Caribe, con árboles gigantes y un bosque desbordante de verdes. Muchas especies únicas de esta zona están presentes, como las serpientes Siphlophis compressus, Corallus ruschenbergerii, Epicrates maurus, Leptodeira rubricata, Chironius flavopictus, Porthidium porrasi y la reina, la plato negro o Lachesis melanocephala. En la costa del Pacífico ocurre la única serpiente marina de las America, Hydrophis platurus, pero en el Golfo Dulce, una población de pequeño tamaño y totalmente amarilla (H. p. xanthos) se encuentra en este fiordo tropical. Tres especies de corales, M.yatesi, M. nigrocinctus y la más rara y hermosa, M. clarki, se hallan también en la zona. Por supuesto, una de las víboras más hermosas y comunes es la famosa bocaracá o víbora de pestañas, Bothriechis schlegelii. Es común también la famosa y peligrosa terciopelo (Bothrops asper).


Entre los anfibios, el Pacífico sur es hogar de varias especialidades. Después o durante fuertes lluvias se pueden hallar cecilias activas, como Dermophis, Gymopis o incluso la endémica Oscaecilia osae en el área del Golfo Dulce. Tres especies de salamandras son relativamente comunes, Bolitoglossalignicolor, Oedipina pacificensis y Oedipina alleni. Algunas ranas son también únicas en esta zona, como Incilius aucoinae, Smilisca sila, la rana gladiadora Boana rosenbergi, Craugastor stejnegerianus, C. rugosus, las ranas venenosas con diferentes variantes Oophaga granulifera y la rana dardo Phyllobates vittatus. Y como se ha mencionado, las Agallychnis callidryas del Pacífico lucen muy diferentes de las del Caribe. Aquí es donde la rana paracaidista Agalychnis spurrelli protagoniza agregaciones de miles de ejemplares reproduciéndose al mismo tiempo. Varias especies de ranas de cristal abundan también en la zona, como Hyalinobatrachium valerioi, H. colymbiphyllum, Sachatamia albomaculata, Teratohyla pulverata, Cochranella granulosa, Espararana prosoblepon y la rarísima Hyalinobatachium vireovittatum.


Herping: Buscando la Plato Negro..
Herping La Peninsula de Osa


Zona central y montañas. Sin duda la zona central del país, alrededor de la capital, San José, se ha desarrollado de una manera extrema y caótica, alejando al turista naturalista de esa región. Sin embargo, sin alejarnos mucho podemos hallar ambientes montanos de selva nublada aun bien conservados con algunas especies icónicas, como la lora verde (Bothriechis lateralis) e incluso la toboba de altura (Bothriechis nigroviridis). Hay volcanes como Poas, Irazú y Turrialba, que bien valen una buena visita, tanto de día como de noche.

En las zonas más altas, especialmente hacia el Cerro de la Muerte, un destino popular para observar quetzales, es también posible hallar especies como las lagartijas Sceloporus malachiticus, Mesaspis (Abronia) montícola, salamandras como Bolitoglossa pesrubra y B. cerroensis, y serpientes como Lampropeltis gaigeae, Clelia scytalina, Cerrophidion sasai y Bothriechis nubestris.

Más al sur, cerca de la frontera con Panamá, se halla la ciudad de San Vito, donde en sus alrededores existe una fauna particular, sobresaliendo la bocaracá o víbora de pestañas de altura Bothriechis supraciliaris, Norops aquaticus, Centrosaura apodema, el sapito arlequín Atelopus varius y ya ascendiendo a 2000 m y más, el hábitat de especies increíbles lamentablemente desparecidas comop Atelopus chiriquiensis, Isthmohyla calypsa, Incilius fastidiosus, etc.. que no perdemos la esperanza de volver a reencontrar algún día.




Por qué contratar guías experimentados o compañías especializadas


Así como la observación de aves se ha hecho un nicho importantísimo dentro del turismo del país, el “Herping” es una actividad en claro auge en todo el mundo. En los últimos años se ha ido desarrollando por especialistas y guías amateur una serie de tours o expediciones dedicadas exclusivamente a los herpetos, animales que apenas se observaban tangentemente en tours especializados de aves o naturaleza en general.

Costa Rica es un destino turístico muy popular que puede presentar algunos desafíos para los visitantes. Algunos de los principales problemas que enfrentan los turistas en Costa Rica incluyen:


Lenguaje: El idioma oficial de Costa Rica es el español, por lo que puede ser difícil comunicarse con la gente si no hablas este lenguaje. Sin embargo, en los lugares turísticos y en las principales ciudades, es probable que encuentres a alguien que hable inglés.


Transporte: El transporte público en Costa Rica puede ser difícil de entender y usar para algunos turistas. Es recomendable planificar con anticipación y considerar alquilar un vehículo o contratar un servicio de transporte privado para facilitar la movilidad. Muchas áreas interesantes son remotas y se necesitan vehículos especiales (no cualquier 4x4 de rentacar) para acceder.


Seguridad: Costa Rica es generalmente un lugar seguro, pero como en cualquier lugar, siempre hay un riesgo de robo y delitos menores. Es importante tomar precauciones básicas de seguridad, como no llevar demasiado dinero o joyas consigo y evitar lugares desconocidos.


Clima: El clima puede variar significativamente en diferentes partes de Costa Rica. Es importante estar preparado para lluvia, calor y humedad, o frío dependiendo de la zona, y llevar ropa y calzado adecuado.


Protección ambiental: Costa Rica es conocida por su biodiversidad, y es importante respetar y preservar su naturaleza y ecosistemas. Es importante seguir las reglas y regulaciones ambientales y no dañar los ecosistemas naturales.


Precios: Costa Rica es un lugar turístico popular y los precios pueden ser más altos que en otras partes de América Central. Es importante planificar con anticipación y tener en cuenta los costos de alojamiento, transporte, comida y actividades.

Todos estos inconvenientes, pueden ser fácil y rápidamente resueltos por compañías especializadas, lo cual puede permitirte maximizar la inversión y el tiempo en sólo las actividades de tu interés y no perder tiempo valioso resolviendo problemas.


CRWild (www.crwild.com) surge como la primera compañía dedicada a la observación de anfibios y reptiles en Costa Rica, operando también en otros países como Guatemala, Panamá, México y Colombia por el momento (https://www.crwild.com/herping-expeditions). Cada año se ofrecen expediciones de 8 a 14 días recorriendo “hotspots” en cada uno de estos países, en busca de su herpetofauna más característica y espectacular.

Desde verdaderas expediciones que implican acampar en zonas remotas en busca de los animales más esquivos, hasta salidas guiadas en lodges de lujo donde después de fotografiar las especies deseadas podrán descansar y charlar en la piscina tomando un mojito, CRWild ofrece en su amplio muestrario todo un abanico de posibilidades, caminatas nocturnas en cualquier parte del país con los guías locales más reconocidos (https://www.crwild.com/night-herping-tours) y expediciones a medida en busca de cada cliente en busca de las especies más interesantes (https://www.crwild.com/tailor-made-herping-tours).

CRWild no solo son tours y expediciones. También comprende un acervo importantísimo de investigación herpetológica iniciada en los años 90 y refrendada cada año que pasa con múltiples publicaciones (https://www.crwild.com/publications).

Aparte, CRWild ofrece charlas gratuitas en zonas rurales sobre serpientes a comunidades para conocer a esas criaturas incomprendidas y poco respetadas. También ofrece capacitaciones a hoteles, asociaciones de guías u otros colectivos sobre reptiles, particularmente serpientes, y cursos de manejo de serpientes en colaboración con serpentarios nacionales (https://es.crwild.com/trainings). Parte de las ganancias por expediciones y tours se destinan a nuestros propios proyectos de investigación y a apoyar los de investigadores aliados.

Comments


bottom of page